20 diciembre 2011

Embarazo: Semana 26

Desarrollo de tu bebé

Esta semana tu bebé pesa un poquito menos de 2 libras (algo menos de1 kilo). Tiene el tamaño aproximado de un pepino largo, mide 14 pulgadas (35,5 centímetros) desde la cabecita hasta los talones. Su peso se triplicará desde ahora hasta que nazca, ya que en las próximas semanas irá acumulando grasa muy rápidamente. El bebé necesita la grasa para poder ajustarse a la temperatura más fría que hay fuera de ese lugar tan calentito donde se encuentra ahora. Además, esa grasa será una fuente de energía y calorías en sus primeros días de vida. Es común que los recién nacidos, especialmente los que son amamantados, pierdan peso la primera semana después de nacer).

Los nervios en los oídos del bebé cada vez se están desarrollando más y por eso podrías notar que responde de una forma más consistente a los sonidos que le llegan de afuera. Asimismo, ahora respira de vez en cuando un poquito de líquido amniótico, para practicar las primeras bocanadas de aire que tomará cuando nazca.

Cambios en tu cuerpo

En estas semanas es posible que tu presión sanguínea suba un poco, hasta llegar al nivel que tenías antes de quedar embarazada. (Entre las semanas 22 y 24 la presión suele estar en su punto más bajo.) Aunque la preeclampsia a menudo aparece en el último trimestre, éste es un buen momento para conocer los síntomas de esta enfermedad, que puede ser tan peligrosa para el bebé como para ti. Afortunadamente la preeclampsia no es muy común y sólo se da en un 3 a 7 por ciento de todos los embarazos.

Los síntomas de esta afección son una súbita hinchazón en las manos y la cara, un repentino aumento de peso (debido a la retención de agua), visión borrosa, ver puntos frente a los ojos, dolores de cabeza repentinos o persistentes o dolor en la parte superior del cuerpo. Tu doctor sabrá si tienes preeclampsia porque en las visitas prenatales comprobará tu presión y si hay proteína en tu orina, pero, de todas formas, llámalo de inmediato si sientes cualquiera de los síntomas anteriores. La identificación temprana de la preeclampsia es esencial para tu salud y la de tu bebé.

¿Tienes estreñimiento? Ésta es una de las molestias más comunes del embarazo. La mitad de las mujeres embarazadas lo padece. La razón por la que estás estreñida es que el sistema digestivo trabaja ahora más lentamente y el peso del útero presiona en el recto. Es posible que las tabletas de hierro también estén contribuyendo a este problema.

Contracciones Braxton Hicks

Las contracciones Braxton Hicks son contracciones involuntarias de útero que ocurren durante el embarazo. Generalmente empiezan en la semana 6, pero probablemente no las notes hasta mediados del embarazo, si es que las notas (algunas mujeres no las notan). Hasta las últimas semanas suelen ser poco frecuentes, irregulares y no duelen. Alrededor de las dos semanas antes del parto pueden darse con más frecuencia y ser algo más intensas. También pueden ayudar al útero a madurar e incluso empezar a afinarlo o dilatarlo en preparación para el parto. A menos que las contracciones sean muy frecuentes u ocurran a intervalos regulares (como cuatro cada hora), esto no debe preocuparte.

Reacciones:

0 Commentarios:

Publicar un comentario

ULTIMAS PUBLICACIONES