20 diciembre 2011

Embarazo: Semana 22

Desarrollo de tu bebé

Tu bebé esta semana se ve como un recién nacido, pero en miniatura. Tiene el tamaño de una calabacita amarilla. Ya está todo formadito, mide 10,9 pulgadas (27,5 centímetros), ¡y pesa cerca de 1 libra! (casi 1/2 kilo). La piel todavía se ve arrugada, pero a medida que vaya aumentando de peso las arrugas desaparecerán. Ahora se le puede ver un vellito muy fino que le recubre la piel, llamado lanugo.

Sus ojos ya se han formado, pero los iris todavía no tienen color. Los labios ya se ven muy bien, y dentro de las encías se están empezando a formar los dientes. Su primer dientecito no asomará hasta que no tenga entre 4 y 7 meses, ¡a menos que sea uno de esos casos excepcionales de bebés que nacen con dientes!

Cambios en tu cuerpo

Para estas fechas quizás hayas notado que te han aparecido algunas estrías en la piel. Esto ocurre porque tu piel se está estirando para acomodar el crecimiento del bebé. Aproximadamente la mitad de las mujeres embarazadas tienen estrías. Éstas son unas líneas en la piel que tienen diferente textura y pueden ser desde rosadas a marrones, dependiendo del color de tu piel. Durante el embarazo se van haciendo más evidentes a medida que pasan los meses. Pueden aparecer en la barriga, nalgas, muslos, caderas y pechos. Otra cosa que ocurre durante el embarazo es que el ombligo de la embarazada suele salirse hacia afuera. No te preocupes porque esto es sólo temporal y después del parto volverá a su forma normal.

Otro cambio que puedes notar en la piel durante estos meses son unas venitas rojas en la superficie cutánea, con pequeñas ramificaciones. Se llaman arañas vasculares y pueden salir en la cara, el cuello, la parte de arriba del pecho y los brazos. Se deben a los altos niveles de estrógeno y suelen desaparecer después del parto. Lee más sobre cómo cambia tu piel durante el embarazo.

Calambres en las piernas

¿Has tenido ya que levantarte de repente a medianoche porque te da un doloroso calambre en las piernas? La razón de estos calambres es la sobrecarga que tiene tu espalda. Para compensar el peso que cargas en tu vientre, la curvatura de la columna cambia durante el embarazo. La parte baja de la espalda se echa hacia adelante. A consecuencia de esta postura a menudo se comprime un nervio que va desde la columna hasta las piernas. La presión sobre el nervio es lo que crea esos calambres tan molestos. Para evitarlos puedes hacer yoga para embarazadas o bien practicar algunos estiramientos suaves de la espalda y de las caderas.

Reacciones:

0 Commentarios:

Publicar un comentario

ULTIMAS PUBLICACIONES