20 diciembre 2011

Embarazo: Semana 21

Desarrollo de tu bebé

Tu bebito ha crecido media pulgada desde la semana pasada, tiene la longitud de una zanahoria. Ahora mide 10,5 pulgadas (casi 27 centímetros desde la cabecita hasta los pies) y además, ¡ya pesa 0,7 libras (unos 330 gramos)! Si tu bebé es una niña, ya tiene la vagina formada, y si está en la posición adecuada, te podrán confirmar si será un bebito o una bebita cuando te hagan un ultrasonido, en caso de que todavía no lo sepas.

En estos días no para de moverse, como puede que hayas notado. Según algunos estudios, un feto se mueve más o menos 50 veces cada hora, ¡incluso cuando está durmiendo! Todos esos movimientos sirven para estimular su desarrollo físico y mental. Quizás durante el día no sientas las pataditas, giros, estiramientos y toda la gimnasia que tu hijito hace, pero por la noche...¡parece que baila zapateado! Pero, ¿por qué espera a que estés descansando para moverse tanto? Lo cierto es que durante el día también se mueve igual, pero tú sientes menos toda esa actividad que cuando dejas de moverte.

Cambios en tu cuerpo

Es posible que durante este periodo te sientas bastante cómoda. Tu pancita no está demasiado grande y las molestias asociadas con el inicio del embarazo pueden haberse suavizado. Es un momento muy lindo del embarazo, así que ¡relájate y disfrútalo todo lo que puedas!

Quizás haya algunas cositas que te estén preocupando. Por ejemplo, el exceso de grasa en la cara puede haberte producido algunos granitos de acné. Para reducir este tipo de erupciones, intenta lavarte bien con un jabón suave y agua, al menos dos veces al día.

Debes tener mucha precaución con los medicamentos para el acné, así que consulta siempre con tu doctor antes de usar uno. Esto se debe a que ciertos medicamentos pueden producir defectos de nacimiento en el bebé.

Puede que también te hayas notado algunas venas varicosas o várices (venas hinchadas), especialmente si tu mamá también las tuvo. El embarazo añade presión a las venas de las piernas. El volumen de la sangre se ha incrementado y el útero ejerce mucha presión en la vena cava inferior, que es una vena grande que devuelve la sangre desde la parte inferior del cuerpo hasta el corazón. Por si fuera poco, el aumento de la progesterona hace que las paredes de las venas se relajen y se vuelvan más prominentes. Todos estos factores contribuyen a estimular las várices. Lo normal es que aparezcan en las piernas, pero a veces también aparecen en la vulva.

El color de ojos y cabello de tu bebé

Todas las características físicas de tu bebé, incluyendo el color de los ojos y del cabello, se determinan por la combinación de genes que hereda de ti y de su papá. Los genes se combinan al azar, y aunque en teoría los colores oscuros son los dominantes, tampoco es una regla fija. Por ejemplo, si tú y tu esposo, o bien tus papás, tienen un color de ojos diferente, tu bebé puede heredar cualquiera de estas posibilidades. Hay casos incluso en los que parejas con los ojos color café, han tenido hijitos con los ojos azules. El color definitivo de los ojos de tu bebé se asienta hacia el primer cumpleaños, pero el color del cabello cambia a medida que tu hijito crece.

Reacciones:

0 Commentarios:

Publicar un comentario

ULTIMAS PUBLICACIONES