20 diciembre 2011

Embarazo: Semana 16

Desarrollo de tu bebé

Tu bebé tiene esta semana el tamaño de un aguacate (palta) de 4,5 pulgadas de largo (unos 11,5 centímetros). En las próximas tres semanas crecerá mucho, tanto que duplicará su peso y su altura. Sus piernitas están ahora mucho más desarrolladas. Tiene la cabeza más recta que antes y está tomando su forma, aunque todavía no tiene cabello. Los párpados están cerrados, pero mueve los ojitos y han empezado a crecerle las uñas de los pies. Tanto las uñas de los pies como las de las manos crecen durante todo el embarazo, por eso...¡no te sorprendas si tienes que cortárselas al poco de nacer!

También están sucediendo muchas cosas en su interior. Por ejemplo, su corazón ahora bombea 23 litros de sangre cada día, y esta cantidad seguirá creciendo a medida que tu bebé siga desarrollándose.

Cambios en tu cuerpo

¿Te han dicho que estás bellísima? El flujo de sangre a tu piel aumenta durante el embarazo y esto te da ese resplandor del embarazo tan especial. Además de estar hermosa, quizás también te sientas mejor, ahora que todas esas hormonas que tenías circulando por el cuerpo se han relajado un poco y las náuseas te están molestando menos. Y, ahora que ha pasado el primer trimestre, puede que también estés más tranquila porque hay muchas menos posibilidades de que le ocurra algo al bebé.

¡Falta ya muy poquito para que sientas una de las cosas más maravillosas del embarazo! Dentro de poco comenzarás a notar cómo se mueve tu bebé. Algunas mujeres lo sienten muy pronto, en la semana 16, pero otras tardan un poco más y no notan estos movimientos hasta las 18 semanas o incluso más tarde. Y si éste es tu primer bebé, puede que incluso no lo notes hasta las 20 semanas. Además, estas sensaciones varían para cada mujer. Algunas dicen que es como si tuvieran una mariposita dentro, otras lo comparan con burbujas de gas, e incluso algunas lo describen como palomitas de maíz reventando. Y aunque ahora estos movimientos son suaves y te dejen pensando si es o no es, dentro de poco no tendrás la menor duda de que son pataditas.

Estreñimiento

Durante el embarazo es común estar estreñida. Las hormonas del embarazo, combinadas con la presión de tu útero engrandecido en los intestinos son la causa del estreñimiento. La progesterona relaja los músculos de los intestinos y esto hace que tu digestión vaya más lenta. Cuanto más tiempo pasa la comida en tu sistema digestivo, más agua se absorbe de estos alimentos y, por lo tanto, más duras están las heces. Tu útero también pone presión en tus intestinos y en tu recto, lo que hace que la digestión vaya todavía más lenta. Y por si fuera poco, el hierro que tienen tus vitaminas prenatales, puede que también contribuya a causar estreñimiento. Para contrarrestar todo esto debes beber mucha agua, hacer ejercicio de forma moderada y tomar comidas ricas en fibras.






Reacciones:

0 Commentarios:

Publicar un comentario

ULTIMAS PUBLICACIONES