12 diciembre 2011

Embarazo: Quinta Semana

Desarrollo de tu bebé

En estas primeras semanas de embarazo quizás estés un poquito asustada con la perspectiva de ser mamá, y tengas muchas preguntas e incluso sentimientos contradictorios. Pero ya verás como a medida que pasen las semanas todo irá encajando en su lugar.

Aunque te acabes de enterar que estás embarazada, ya llevas cinco semanas de embarazo porque se empieza a contar desde tu última regla. Tu bebé ya tiene el tamaño de una pequeña semillita de sésamo. Todavía no se parece mucho a un bebé, por ahora parece más un renacuajito. Pero a pesar de ser tan chiquito, tiene un cerebro que está creciendo. En esta quinta semana se está formando lo que se conoce como el tubo neural, que más adelante se convertirá en la columna vertebral, junto con los nervios y la médula espinal. Seguramente hayas oído que es importante tomar ácido fólico. El ácido fólico evita que se producan defectos en el tubo neural, por eso es tan importante tomarlo. Ahora también están empezando a formarse una serie de capas de células, a partir de las cuales se desarrollarán todos los órganos del bebé.

Cambios en tu cuerpo
Ahora mismo están ocurriendo muchas cosas dentro de tu cuerpo, aunque nadie pueda darse cuenta. Las hormonas del embarazo ya han entrado en funcionamiento y puede que estés sintiendo , náuseas, cansancio y que estés orinando bastante más de lo normal (cada hora y a veces incluso de noche). El cansancio mejorará si te tomas las cosas con más calma y descansas lo suficiente. Para las náuseas tenemos algunos truquitos que pueden ayudarte, como por ejemplo tomar unas galletitas en la cama antes de levantarte. Con respecto a las ganas de orinar, por el momento no puedes hacer gran cosa, pero si evitas beber muchos líquidos antes de acostarte, te levantarás menos por la noche. Otra cosa que debes evitar es el alcohol, porque puede dañar al bebé.

Por qué sube tu temperatura

Las hormonas, como de costumbre, son las responsables de este aumento en el termómetro. Lo que eleva ligeramente la temperatura de tu cuerpo es la progesterona, y el nivel de esta hormona se mantiene alto para que la placenta y el útero puedan crecer adecuadamente. Si después de ovular no quedas embarazada, el nivel de progesterona desciende para poder empezar el ciclo de nuevo. Precisamente hay un método para concebir que consiste en tomarte la temperatura corporal todos los días a la misma hora. Una temperatura más elevada, entre medio y un grado más de lo normal, indica que se ha producido la ovulación. Después de la ovulación, si no ha habido embarazo, la temperatura vuelve a su nivel normal.




Reacciones:

0 Commentarios:

Publicar un comentario

ULTIMAS PUBLICACIONES