13 diciembre 2011

Embarazo: Semana 12

Desarrollo de tu bebé

Si pudieras tener a tu bebé en la palma de la mano tendría el tamaño de un limón verde. Ahora mide más o menos 2 pulgadas (5 centímetros) y pesa 1/2 onza (unos 14 gramos). Aunque es todavía muy chiquito, es un bebé completo. Los ojitos y las orejas están ya colocados donde los tendrá, igual que casi todos sus órganos. Sus intestinos, que han crecido tan deprisa que se le salen un poco por el cordón umbilical, empezarán a moverse adentro de la cavidad abdominal. Mientras tanto, sus células nerviosas se están multiplicando muy deprisa y se están formando sinapsis (conexiones) en su cerebro.

Además, ya tiene algunos reflejos. Por ejemplo, si tocas tu vientre aquí y allá, reaccionará moviéndose, aunque tú todavía no lo puedes notar. También tiene otro reflejo muy importante para cuando nazca: el reflejo de chupar, que le ayudará a alimentarse.



Cambios en tu cuerpo

Tu útero ha crecido ya lo bastante como para sobresalir por encima de los huesos de la pelvis, y el doctor puede sentir la parte superior del mismo al palpar tu abdomen. Probablemente todavía no necesites ropa de maternidad, especialmente si es tu primer bebé, pero es posible que empieces a sentirte un poco incómoda con la ropa normal porque notarás que la cintura se te ha ensanchado. Te sentirás mejor con ropa que no te quede muy ajustada.

La acidez (agruras) es una sensación de quemazón que se siente desde la mitad del pecho hasta la parte baja de la garganta. Es una molestia muy común durante el embarazo, que está causada por cambios tanto hormonales como físicos. Las hormonas relajan la válvula que separa el esófago del estómago y dejan que los ácidos del estómago, que son muy fuertes, suban hacia arriba, especialmente si estás acostada. Esos ácidos producen una sensación de ardor muy desagradable que puede quitarte las ganas de comer o de dormir.



Reacciones:

0 Commentarios:

Publicar un comentario

ULTIMAS PUBLICACIONES